¿Por qué es importante aplicar la neurodidáctica en el aula?

Posted by | · | Metodologías activas · Innovación Educativa · Inteligencias múltiples · Consejos para tu aula · Creatividad | No hay comentarios en ¿Por qué es importante aplicar la neurodidáctica en el aula?

Neurodidáctica, neuroeducación, y neurociencia, son conceptos que han tomado protagonismo cuando hablamos de metodologías activas del aprendizaje. En menos de un año en España se han realizado 10 eventos sobre neuroeducación, lo que da cuenta de su potencial como herramienta para enseñar y aprender en el aula.

 

Cuando hablamos de neuroeducación o neurodidáctica,  hablamos de un campo de la neurociencia en el que se estudia desde un punto de vista científico, cómo funciona el cerebro y sus partes en los procesos de aprendizaje. La neurodidáctica analiza la optimización del proceso de la enseñanza, o dicho en otras palabras, cómo sacar el máximo partido al funcionamiento de nuestro cerebro cuando adquirimos una nueva información. Y lo hace sobre tres áreas en las que se centra todo proceso de aprendizaje: la emoción, la atención y la curiosidad.

 

Si bien es cierto, las aplicaciones de la neurodidáctica estuvieron asociadas a la rehabilitación de enfermedades neurodegenerativas, hoy tiene muchas  manifestaciones en el campo educativo, tales como la gamificación o las aulas inclusivas.

 

En nuestro país existe el profesorado que viene aplicando la neurodidáctica sin ser plenamente consciente de ello, esto es, a través de un modelo de aprendizaje basado en el respeto o en ciertos valores morales; mediante el refuerzo positivo dentro del aula o por parte de aquellos profesores que valoran tener a un alumnado motivado de cara a su clase o asignatura.

 

 

Para Ana Mombiedro, experta en Innovación Educativa de INNEDU, la aplicación de la neurodidáctica en la educación pasa por tomar conciencia de que el aprendizaje es algo que sucede de manera constante, y muchas veces de manera involuntaria. “Tenemos que estar receptivos con la información que nos llega y saber ser selectivos sobre cómo invertimos nuestra energía dentro del aula. Los profesores deben conocer y entender la neurodidáctica como una herramienta, porque así sacarán más partido del tiempo que emplean en el aula y obtendrán mejores resultados entre sus estudiantes. Para los alumnos también hay beneficios porque les hace tomar conciencia de cómo aprenden y descubren qué mecanismos son más efectivos a la hora de estudiar. Si les funciona mejor la asociación de ideas  mediante recuerdos de vivencias, o la asociación de colores, sabores e incluso olores, para poder evocar ese conocimiento de nuevo”, señala la experta que en su blog Arquitectureces ha tratado varias veces el tema.

 

¿Qué se debe tener en cuenta para aplicar la neuroeducación en el proceso de aprendizaje?

 

  • Analizar qué estrategias podemos llevar a cabo en el aula para optimizar la funcionalidad neuronal de nuestros alumnos.
  • Identificar varios preceptos que se basan en los mecanismos por los cuales el cerebro aprende: las percepciones sensoriales.
  • Captar los estímulos de nuestros alumnos, lograr que estén motivados hacia el aprendizaje, captar su atención y trabajar las memorias más significativas.
  • Si hay resonancias a través de las cuales podemos ver y entender cómo aprende nuestro cerebro, ¿por qué no usar esas mismas estrategias para aprender dentro del aula?

 

Conocidos los beneficios, el centro educativo que quiera aplicar nociones de neurodidáctica en sus procesos de aprendizaje debe ser formado y contar con un acompañamiento serio en su aplicación por parte de equipos profesionales. Como referencias en España sobre  neurodidáctica, cabe mencionar los estudios de Francisco Mora (Neuroeducación: lo que nos enseña el cerebro; Cuando el cerebro juega con las ideas), de Anna Forés (Descubrir la neurodidáctica) y las investigaciones de Clara Megías y María Acaso sobre el Art Thinking


No Comments

Leave a comment